allowfullscreen='true' allowscriptaccess='always' height='260' src='http://i868.photobucket.com/albums/ab249/vivian563663/Flash/starlight/vul3ek6st2011041.swf' type='application/x-shockwave-flash' width='960' wmode='transparent'/>

martes, 25 de octubre de 2011

Decepción, incertidumbre.

La decepción es un sentimiento que no me gusta nada. Sentir que decepciono a alguien... que no soy lo que esperan que sea o que mis acciones no sean correctas, es algo que nunca me ha gustado.
Pero lo peor es cuando siento que me decepciono a mí misma. Que mis creencias, esas que he fabricado yo misma para mantenerme de pie, se derrumban por su propio peso.
Los seres humanos somos muy parecidos unos a otros, no sólo como especie, no sólo sentimientos. Sino parecidos y caracteres que hemos heredado.
Yo siempre he creido en la invidualidad de cada persona, algo que les hace diferentes, aunque compartan diferente género. Pero supongo que eso es algo que les viene dado.
EL problema es cuando te chocas de frente ante ello, algo contra lo que no puedes luchar porque es así porque sí. Lo malo, es que ya es muy dificil cambiarlo, ahora cuando ya abres tu corazón, quizás por eso duela más.

Quizás siga unos dias ausentes, para reparar mi torre, quizás deba reconstruirla, o tirarla por completo y construir una nueva.

Odio estas cosas, porque sé que no se puede luchar contra ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Badge